3 mayo, 2020 Constanza Ossa

Digitalización en las Empresas: un desafío para las personas y para los equipos

Y es así como, una vez más, las personas terminan siendo la clave para el éxito de las organizaciones. Sí, es cierto, hoy la tecnología cobra una importancia crucial. Pero no es menos cierto que si las personas no tienen la actitud, los conocimientos, la flexibilidad o la apertura para adaptarse y aprender, por muy buena que sea la solución, ésta fracasará.

Sin duda uno de los efectos más evidentes que esta crisis ha tenido en el trabajo ha sido la casi obligatoriedad que han enfrentado las empresas de implementar con rapidez tecnologías y sistemas que les permitan mantener la continuidad de la operación. No sólo se trata de entregar a los empleados las plataformas y herramientas tecnológicas necesarias para seguir funcionando a través del teletrabajo, sino que también muchas empresas han debido repensar sus negocios, volviéndose ahora digitales o atendiendo a través de canales on line, para seguir existiendo.

A modo de ejemplo, se ha visto un crecimiento exponencial del ecommerce. Muchas empresas se vieron imposibilitadas de seguir atendiendo de manera presencial y debieron volcarse a la venta on line, con despacho a los hogares. Así, ha habido un aumento en el desarrollo de páginas web más dinámicas con canal ecommerce incluido, como también han tomado protagonismo los softwares de optimización logística, que ayudan a las empresas a entregar sus productos en tiempo y forma, de manera más eficiente. Son sólo ejemplos de distintas tecnologías que han cobrado relevancia en estos tiempos. Todo indica que no se trata de una moda pasajera, sino que llegó para quedarse.

¿Cómo afecta esto a las personas en sus trabajos? Son diversas las implicancias y aquí intento enumerar algunas de ellas.

En primer lugar, representa un desafío importante para los trabajadores en todos los niveles de la organización, pues deberán tener la capacidad de adaptarse a estos nuevos tiempos y a estos cambios tecnológicos, respondiendo con flexibilidad. Se debe por lo tanto tener apertura, buena disposición y resiliencia. Más que nunca, se valorarán habilidades como la capacidad de adaptación y de aprendizaje.

Por otra parte, se plantea que los grandes ganadores serán quienes tengan la capacidad de innovar, en el sentido más amplio de la palabra. Innovar en la estructura de costos, para mantener a la organización viva en tiempos de escasez. Innovar en la propuesta de valor y en la manera de fidelizar al cliente en momentos en que uno de los mayores desafíos es evitar la fuga de éstos. E innovar en nuevos productos o servicios que respondan a las necesidades reales que hoy están teniendo las personas. Aquí es muy probable que los emprendedores lleven la ventaja, pues suelen tener la agilidad en su ADN, junto a la capacidad para encontrar oportunidades incluso donde hay dolor. ¿Pueden las empresas más grandes comportarse como lo hacen los emprendedores? Por supuesto que sí. Pero se hace necesario romper ciertos esquemas y eliminar ciertos paradigmas, entendiendo que hoy las conductas valoradas son otras.

En ello los líderes tienen un desafío y una responsabilidad: empoderar a sus equipos y otorgarles la autonomía necesaria para responder con la agilidad y el sentido de urgencia que los tiempos de hoy requieren. Porque hoy es más cierto que nunca que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Adiós a la burocracia, a las miles de revisiones. Dejemos que la gente haga, que avancen, pues de lo contrario, podemos quedar atrás y morir esperando lo perfecto, mientras otros encuentran el éxito incluso cometiendo errores en el camino.

Y es así como, una vez más, las personas terminan siendo la clave para el éxito de las organizaciones. Sí, es cierto, hoy la tecnología cobra una importancia crucial. Pero no es menos cierto que si las personas no tienen la actitud, los conocimientos, la flexibilidad o la apertura para adaptarse y aprender, por muy buena que sea la solución, ésta fracasará.

Por lo tanto, ¿qué deben hacer las empresas al mismo tiempo que implementan nuevas tecnologías e instalan procesos de digitalización al interior de sus equipos? Identificar sus talentos, contar con un mapa de su gente, formarlos en las competencias y conocimientos necesarios, gestionar el cambio, y por qué no, salir a buscar en el mercado a quienes puedan llegar a aportar con su expertise en estas áreas.

¿Cuál es nuestro desafío como Consultora especialista en Búsqueda de Profesionales? Contribuir al desarrollo de estos equipos y ayudar a las empresas a encontrar a los mejores talentos para su negocio. En Krebs Consulting llevamos ya un tiempo apoyando a nuestros clientes a fortalecer sus áreas de TI, Desarrollo de Softwares y  Bussiness Intelligence, contratando profesionales altamente capacitados, flexibles y con conocimientos de metodologías ágiles. Hoy día encontrar talento con conocimientos en innovación y tecnologías además de competencias como flexibilidad, resiliencia y liderazgo empático, puede marcar la diferencia en aquellas empresas que quieren adaptarse y reaccionar con agilidad a la crisis, para entregar soluciones que aporten no sólo al negocio sino que también a las personas y a la sociedad.