16 septiembre, 2020 Loreto Villarroel

Liderazgo Femenino en las Organizaciones

Las mujeres líderes son capaces de lograr la conciliación, ya que poseen habilidades para persuadir al resto. Al momento de negociar, son capaces de expresar  sus puntos de vista  cuidando al otro/a, empatizando  con su contraparte, considerando  nuevas ideas las cuales permiten ampliar la visión  en  los procesos productivos.

Mucho se  ha discutido sobre el género humano  en los distintos ámbitos de la vida: la evolución biológica,  el comportamiento social y el mundo emocional.

Uno de los grandes temas de la humanidad ha sido, sin duda,  la distinción de género, lo que ha cuestionado y relevado la trascendencia  y significado de lo femenino y lo masculino. Así el desarrollo de nuestra sociedad lo ha posicionado y enfocado como uno de sus propósitos para tener en cuenta  en todas las esferas: familiar, social y laboral.

Es en esta última – la laboral- es donde nos situamos hoy para reconocer el rol del liderazgo femenino en la actualidad,  más aún, en tiempos de pandemia.

Desde épocas ancestrales, la mujer ha tenido roles diversos en sus grupos sociales, lo cual, tras años de evolución, se ha transformado en lo que hoy vemos: mujeres desafiadas a avanzar sin límites para realizarse  como líderes efectivas y validadas, y lo que es más importante, entregándoles por esta trayectoria,  un auto concepto que las posiciona en el lugar que cada una desee.

Años atrás, la barrera cultural llamada por Marilyn Loden como “barrera de cristal” hacia las mujeres era inquebrantable, impidiendo el avance de éstas en sus carreras profesionales. Esta barrera estaba compuesta por una enorme cantidad de sesgos y prejuicios (algunos de los cuales persisten), tales como que el hombre es líder de manera innata, a diferencia de la mujer, quienes por sus características más emocionales podrían no tener una visión muy  efectiva en los aspectos laborales. 

Hoy en día, sin embargo, la equidad de género dentro de las organizaciones ha ido en aumento. El liderazgo femenino ha contribuido a diversificar las organizaciones, no sólo con una mayor participación de las mujeres, sino que también logrando generar  igualdad de oportunidades. 

El liderazgo femenino dentro de las organizaciones se caracteriza por ser colaborativo, empático y carismático. Las mujeres detrás de este estilo de liderazgo logran captar las necesidades de los colaboradores, poseen un rol motivador y alinean a sus trabajadores con los objetivos de la organización. Debido a todas las características que están asociadas a lo femenino,  es que se abre una nueva perspectiva hacia un liderazgo  transformacional.

 Es un liderazgo caracterizado por tener un alto nivel de inteligencia emocional, incidiendo de manera positiva en la  toma de decisiones. También se caracteriza por ser colaborativo, manteniendo relaciones cercanas, de confianza e inspirando al equipo a lograr un mayor sentido de pertenencia. 

Las mujeres líderes son capaces de lograr la conciliación, ya que poseen habilidades para persuadir al resto. Al momento de negociar, son capaces de expresar  sus puntos de vista  cuidando al otro/a, empatizando  con su contraparte, considerando  nuevas ideas las cuales permiten ampliar la visión  en  los procesos productivos.

Hoy en día,  la mayoría de las empresas que han logrado enfrentar de manera positiva la crisis sanitaria a causa del  COVID-19 son aquellas que están dirigidas por mujeres. A partir de diversos estudios, queda en evidencia que aquellas decisiones y medidas tomadas por mujeres a cargo de las empresas fueron las que obtuvieron mejor desempeño y resultados. El liderazgo cauteloso es el que ha tenido mayor éxito en este contexto de crisis. Pero podríamos preguntarnos, ¿A qué se debe lo anterior? En estos momentos de crisis es esencial este tipo de liderazgo  -el que pone mayor énfasis en lo colaborativo y su foco está  puesto en el bien común  por sobre la necesidad propia.

Justamente lo que se ha logrado ver en estos últimos meses de pandemia es cómo las líderes mujeres han sido capaces de empatizar , tomar las mejores decisiones y actuar de la manera más óptima con una mirada proyectiva, brindando seguridad, cercanía, escucha y participación de todos y todas.

Las cualidades múltiples desplegadas por el potencial femenino  en el mundo del trabajo , nos enfrentan hoy a liderazgos  potentes , desafiantes, exitosos y que sin duda establecerán sellos que se proyectarán en el futuro.